Teléf: 928 36 45 49 - Móv: 630 97 10 17

Higiene Interdental

Descripción de proyecto

La acumulación de biofilm oral (placa bacteriana) es la causa más común de patologías como la gingivitis,  la caries y la periodontitis. Para evitarlo debemos cepillarnos los dientes después de cada comida y antes de acostarnos, pero el uso del cepillo dental requiere de un complemento para asegurar la higiene completa de los espacios interproximales (espacios entre los dientes) que suponen el 40% de las superficies dentales.

Las diversas técnicas de limpieza de esta zona bucal abarcan desde el uso de la seda y la cinta dental hasta los cepillos interproximales. La elección de un tipo de elemento u otro dependerá del tamaño del espacio interdental de cada persona.
Quienes deberían prestar mayor atención a una correcta higiene bucal completa son los portadores de ortodoncias, ya que estos tienden a acumular mayor cantidad de biofilm oral si no lo eliminan correctamente con las distintas técnicas de cepillado. Por ello es importante usar productos específicos para la limpieza de aparatos.

Las opciones
Seda o cinta dental: se aconseja su uso en personas con espacios interproximales estrechos, en los que apenas hay separación entre los dientes. Su utilización elimina el biofilm interdental cerca del borde de las encías, y su uso diario antes de realizar cada cepillado puede eliminar hasta el 80% de la placa bacteriana.
La diferencia entre la seda y la cinta dental es que la seda presenta una disposición circular y la cinta es más ancha y plana, y la elección de una u otra dependerá de las preferencias del consumidor. Por otro lado, para utilizar más fácilmente la cinta se puede emplear un aplicador de seda dental.

Cepillos interproximales: cuando hay una separación de los dientes o hay espacios interproximales abiertos por falta de alguna pieza dental, se recomienda usar este tipo de cepillos, escogiendo el de tamaño más adecuado para cada espacio. El cepillo se debe introducir cómodamente, de modo que sean los filamentos los que estén en contacto con los dientes, y no el alambre.

– Irrigadores bucales: mediante la aplicación de un chorro pulsátil de agua o enjuague bucal se consigue la eliminación de bacterias depositadas en dientes, encías y zonas de difícil acceso.

– Cepillado dental con un cepillo sónico: los cepillos sónicos son un tipo de cepillo eléctrico vibratorio de alta frecuencia. La alta frecuencia de las vibraciones de los filamentos tiene la capacidad de remover el biofilm oral a través de presiones de fluido. Estas favorecen la limpieza de todas las superficies incluso en zonas difíciles de alcanzar, como los dientes o debajo de la línea de las encías.

Detalles de proyecto

  • Fecha 26/09/2013
  • Etiquetas Higiene Dental, Prevención

Responder

Volver a arriba