• 928 36 45 49
  • 630 97 10 17
  • info@dentaltriana.com

Instrucción de Higiene y Motivación

La Educación para la Salud consiste en “equipar a las personas con los conocimientos y habilidades que les permitan resolver sus problemas de salud”. A este respecto en Dental Triana consideramos como una de las responsabilidades más importantes de nuestra profesión realizar actividades con las que se logre una preparación permanente de las personas con el fin de que aprendan a conocer su boca (diferente en cada caso) y como cuidarla. De esta manera se evitan problemas más graves y costosos.

Para ello explicamos, salve repasamos, instruimos, sugerimos cambios y contestamos a todas las dudas que puedan surgir. Por supuesto,¡ la actitud y la motivación juegan un papel fundamental!

Dotar a nuestros pacientes de los medios para autoevaluarse y mantener su salud es el mayor éxito al que podemos aspirar y sólo lo podemos lograr con su complicidad.



Mantener una buena higiene dental es, sobre todo, una cuestión de salud. Es por ello una de las cosas más importantes que puedes hacer por tus dientes y encías. Los dientes sanos no sólo te dan buen aspecto y bienestar, sino que te permiten hablar y comer apropiadamente.

Para saber si tus dientes o encías están sanos te recomendamos que:

Observes si tus dientes están limpios y no hay restos de alimentos
Tus encías presentan un color rosado pálido y no duelen o sangran durante el cepillado o el paso del hilo dental
Tus dientes no se mueven o están separados
El mal aliento no es un problema constante



Consejos Generales:

Cepillar los dientes después de cada comida: por la mañana, después del almuerzo y por la noche. Para llevar un orden en tu cepillado, divide mentalmente tu boca en 4 zonas: superior derecha, superior izquierda, inferior derecha e inferior izquierda. Se dice que el tiempo que hay que dedicar es de 30 segundos al menos a cada una de las zonas, en total 2 minutos, pero lo realmente importante es que, por lo menos una vez al día, el cepillado llegue meticulosamente a todos los rincones de la boca. Es más importante la calidad del cepillado que la cantidad (de veces o de minutos).

Si al finalizar el cepillado no estás seguro si lo has hecho correctamente, te aconsejamos que uses un detector de placa, te ayudará a localizar las zonas que dejaste sin cepillar y poco a poco tus resultados serán más satisfactorios.

Además, es importante higienizar la lengua y las mejillas con el propio cepillo de dientes (para la lengua puedes usar un limpiador lingual) donde también se acumulan grandes cantidades de bacterias y desechos. Otros complementos que puedes utilizar son el hilo dental, el enjuague bucal y los cepillos interdentales (si se precisan), los cuales te ayudarán más satisfactoriamente a completar una higiene correcta. Si además llevas prótesis fijas o aparato de ortodoncia, será muy conveniente que uses un irrigador oral que ayuda a eliminar gran cantidad de restos de alimentos.

Para cepillarte necesitas:

Cepillo de dientes: manual o eléctrico según características personales, de cerdas suaves y filamentos redondeados. Cambia tu cepillo cuando sea conveniente (no más de 3 meses). Lo ideal, si tienes o piensas tener un cepillo eléctrico, es que lo combines con el manual, de manera que alternes uno y otro aprovechando las ventajas de cada cual.

Pasta de dientes: El cepillado se ha demostrado como lo más importante en el mantenimiento de la salud bucal pero la pasta dentífrica también nos ayuda, sobre todo en casos en los que queremos obtener resultados específicos. Hay muchas marcas, cada una tiene un sabor y textura diferente: elige la que más agradable te resulte pero es bueno asegurarse que contenga flúor de calidad. Es una de las sustancias preventivas más eficaces, por ejemplo contra la formación de caries.

Seda dental: es muy importante limpiar los espacios interdentales a diario. Una de las mejores maneras de hacerlo es usar el hilo dental. No hacerlo supone dejar hasta un 40% de la superficie de los dientes sin limpiar.

Enjuague bucal: es el encargado de penetrar por las paredes celulares de las bacterias de la boca e inhibe la acción de las enzimas. De esta forma la placa bacteriana se ve reducida, y como su uso es posterior al cepillado, actúa como complemento penetrando el líquido por sitios donde las cerdas del cepillo no pueden acceder.

Todos ellos son nuestros mejores aliados para mantener unas encías sanas, dientes blancos y libres de sarro. De esta manera tan simple ayudamos a conseguir una excelente salud en nuestra boca, ganando en confianza y autoestima.

Si todavía tienes dudas, en nuestra clínica dental las higienistas te enseñarán técnicas de cepillado, te realizarán un control y te indicarán una pauta según tus necesidades para una mejor higiene dental. Tendrás los mejores consejos para que tus dientes y encías luzcan impecables.